miércoles, 16 de enero de 2013

Reseña 50 sombras de Grey





Título: Cincuenta sombras de Grey
Autora: E. L. James
Título original: Fifty sades of Grey
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
Páginas: 544

Sinopsis: Cuando la estudiante de literatura Anastasia Steele cae, literalmente. a los pies del guapo, rico y joven empresario Christian Grey al irle a realizar una entrevista, solo quiere terminar y olvidar todo. Sin embargo, el paso de los días sólo incrementa el deseo por él. Un deseo que parece ser correspondido, aunque la propia Ana sea incapaz de creerlo, y que la llevará a poner a prueba cuán lejos puede llegar para satisfacer las cincuenta sombras del señor Grey.


No sé porque cuando digo que me estoy leyendo este libro tengo la sensación de explicar el por qué. No es la primera vez que me sucede tal cosa, pero vamos a resumir con que me han bombardeado lo suficiente como para que yo también quisiera saber por qué tanto revuelo con él -versión resumidísima de las cosas y de lo más educada, podría haber dicho "Por qué me da la gana"... ups-.
Compré este libro junto a sus secuelas en un pac monísimo y notablemente más barato de lo que hubiese sido comprármelos por separado. La única diferencia es que los libros de esta edición son un poco más pequeños, algo que las asas de mi bolso agradecen y mis hombros también.

Cincuenta sombras de Grey es el primer libro de E. L. James que, tengo entendido, es ejecutiva de televisión. No es que este sea un ámbito muy cercano a la literatura -ahora mismo me imagino al lector llevándose las manos a la cabeza y exclamando ¡Como puede llamar literatura a esta paparrucha! y yo le pregunto ¿Qué es literatura? Punto para Ana, aunque bueno si nos ponemos picajosos yo tampoco lo considero literatura- por lo que no vamos a ser muy malos con la buena mujer que según lo que ella dice ha plasmado su crisis de los cuarenta en su ópera prima.
Este libro nació como un fanfic de Crepúsculo -y se nota- saliendo a la luz por primera vez en estos típicos foros que nacen con ese fin. Personalmente no estoy muy al día con el tema fanfic, no entiendo la motivación de crearlos pero claro para gustos colores. Pero Cincuenta sombras, aunque sigue la estela de novela romántica, se decanta más por un estilo más erótico introduciendo prácticas de BDSM.

Los personajes son un claro reflejo de Crepúsculo:
Anastasia Steele (Bella). La primera característica que se nos manifiesta es su increible torpeza y lo poco consciente que es de su belleza, mientras todos los hombres con los que se cruza (hijo del jefe, su mejor amigo José, ...) están prendados de ella. Estudia literatura inglesa y está a punto de licenciarse. Es muy inexperta en temas amorosos y sexuales.
Christian Grey (Edward). Su actitud denota más edad de la que tiene y se le presenta como un Adonis obseso del control que ha amasado una gran fortuna en los negocios como empresario en distintos campos. Fue adoptado muy pequeño y tuvo una infancia muy traumática por la que tiene un lado muy oscuro.

Además de ellos otros personajes recuerdan a Crepúsculo como José (Jacob), Kate (Rosalie), Mia (Alice), Elliot (Emmet), Carrick y Grace (Carlise y Esme),...

"Nos proponemos complacer, Ana" - Christian Grey
He adorado esta frase debo admitir. Cincuenta sombras de Grey y yo hemos tenido una relación obsesiva y atrayente, no podíamos vivir el uno sin el otro y, sin embargo, aún hay cosas que no me gustan de él y por las que lo estamparía contra una pared para volver a recogerlo y disfrutarlo. Basicamente lo mismo que haría con Christian Grey. Pero sí, he sido complacida señor Grey.

No soy una experta en la materia, para eso me quedan unos 2 años -porque a optimista nadie me gana y porque me lo creo el que seré una experta-, pero vamos a hacerlo lo mejor que sepamos. Después de este aviso para navegantes procedamos a despellejar la obra en cuestión:
  • Tengo que decir que si me hubiese dejado llevar por la redacción de los primeros capítulos el libro habría salido volando por la ventana. Se nota la inexperiencia y se nota que le está costando empezar la historia. La idea es que el lector no note este proceso, pues lo que nos tendría que llegar es el trabajo final después de igual muchísimos intentos.
  • Recuerdo leer en mis apuntes de la carrera que la repetición, tanto de palabras como de estructuras, hacen el texto aburrido, pesado y pobre. Quien haya leído el libro sabe de que hablo.
  • El personaje de Ana me exaspera. ¿A qué vienen la diosa y la conciencia saliendo de detrás del sofá o mirando por encima de sus gafas de media luna? La bipolaridad, en este caso tripolaridad se trata. Y por qué nos fustiga con tantos "Uau", no sé como será en versión original pero cada vez que lo leo es como un chirrido fuerte en mis oídos. Por cierto, cero opinión en este libro tiene la chica, que sí guapa, que te has quedado anonadada con el Dios griego, pero hija mía reacciona. Hasta el final del libro no tiene decisión propia y ya para eso haberse callado.
A pesar de todo esto yo ya sabía más o menos que no me iba a encontrar con un Vargas Llosa y voy a lo que me interesa realmente de un libro: la historia. En definitiva es la razón por la que se lee el libro, así que cuando leí que era una historia de sadomasoquismo que estaba enganchando a todo el mundo pues ahí que me lance yo.
Nota: He leído en algunas reseñas frases como "el sadomasoquimo es asqueroso" "no entiendo como en el siglo en el que estamos una mujer se convierte en sumisa". Me resulta gracioso que la gente se compre libros a sabiendas que su temática no les gusta, me hace plantearme cual es su motivación pero no llego a ninguna conclusión lógica. Lo más gracioso es cuando se compran también las secuelas ¿qué hay más masoquista que eso?
Voy a decir una obviedad: El sexo vende. Partiendo de esta base es muy lógico que este libro lidere la listas de más vendidos, pero si esto lo unimos a que no es sexo convencional, si no que es BDSM pues le da ese toque más original y nos lanzamos todos a ello.

Debo decir que, a mi parecer, vender este libro por una historia con sexo sadomasoquista es una exageración. Es un libro explícito en cuanto a las escenas de sexo que están descritas exhaustivamente  sin embargo, son bastante suaves en cuanto a sado. Aún no he decido si esto me gusta o no: Por un lado, no cumple las expectativas que se exponen y por otro, casi mejor porque no soy yo mucho de sado del fuerte. Además no esperaba que me pareciese tan bonita la historia de amor que va naciendo en torno a los dos personajes principales que me ha atraído profundamente.

Admito haberme enamorado profundamente del personaje de Christian Grey. Considero que está maravillosamente construido y es muy interesante. Solamente él hace que te enganches a la historia, no por lo increiblemente apuesto que lo describen, si no por la curiosidad de conocer el por qué de esas cincuenta sombras.

El resumen de esta parrafada vendría a ser que me ha gustado mucho el libro y lo recomiendo si lo que se busca es una historia ligera, que engancha con mucha facilidad y si tienes tiempo, pues Grey te lo quita todo -no comía, no dormía, no hacía nada que me impidiese seguir leyendo-.


Me callo ya, no sin antes lanzar una súplica desde aquí a los directores de casting de la inminente película. Por favor, señores directores de casting, no pongáis de protagonistas a actores que están hasta en la sopa o que acaban de terminar una saga o tienen una serie de mucho éxito en la actualidad, solamente os cargaríais la película. Si mi humilde opinión os sirve de algo me decanto por ese sector de personas que han propuesto a Matt Bomer y Alexis Bledel. Gracias.

Son tan moninos juntos como separados.
PD: Navegando por la red en busca de información sobre la futura película encontré un blog en el que te daban las recomendaciones para revivir la pasión al estilo Grey, me reí tanto que creo que debo compartirlo. Dale al clic.

3 comentarios:

  1. Me espoileaste un par de cosas, por el resto está bien. Por cierto, eso de que te esperabas más en cuanto al sexo denota una pequeña obsesión que tu y yo sabemos ;)
    Besis.
    (Esta reseña es de gua**as)

    ResponderEliminar
  2. Un anónimo que empieza por P.17 de enero de 2013, 21:37

    Patricia, la respuesta es "guappas"?

    ResponderEliminar
  3. Esta novela te vuelve adicta, no puedes dejar de leerlas porque quieres saber que va a pasar y triste cuando se esta acabando de leerla. *-* ojala hicieran mas novelas asi que rompan con el paradigma y vayan mas alla de lo normal

    ResponderEliminar