lunes, 28 de mayo de 2012

Quotes

Hay gente que es capaz de intuir cuando se va a producir en su vida. Yo no. A mi los cambios me sorprenden y me dan en plena cara.
 Veronica Mars 

Estuve tremendamente enganchada a esta serie que descubrí gracias a ¿la 2? ¿puede ser? Una pena que la cancelasen a las 3 temporadas porque estaba muy bien y se alejaba un poco de lo típico. Verónica Mars además es un personaje interesante, con muy buenas frases y muy acertada -nota mental: buscar las temporadas y verlas en verano-.

lunes, 21 de mayo de 2012

Quotes


But you didn't have to cut me off
Make out like it never happened
And that we were nothing
And I don't even need your love
But you treat me like a stranger
And it feels so rough

No you didn't have to stoop so low
Have your friends collect your records
And then change your number
I guess that I don't need that though
Now you're just somebody that I used to know
Somebody I used to know - Goythe feat. Kimbra 

En el mismo instante que escuché esta canción tuve esa sensación que a veces te envuelve de: "Porque usas mi vida para hacer tus canciones querido". Por muy egocentrico que suene todos nos hemos sentido en algún momento que nos captan a nosotros.

Toda la canción refleja algo que me obsesiona a veces y es cómo después de haber tenido algo con alguien, algo especial, consigues que se te olvide y te comportas como si nunca hubiese pasado. Será que yo nunca he tenido esa habilidad, las cosas se me clavan a fuego y no consigo tratar a la otra persona como alguien a quien solía conocer -nota mental: hacer una lista de cosas que debo aprender, nota mental 2: poner de primera olvidar las historias y vinculos que tengo con la gente que ya no está en mi vida-.


Por otro lado el tono de la canción y la melodía me relajan muchísimo y la he usado en varias noches insomnes para dormir con efecto más que positivo.

domingo, 20 de mayo de 2012

Mi primer... CALCETÍN

He vuelto a probar el punto -yo fui criada en ganchillo, les hacía unas mantas de lo más monas a mis muñecas-, la idea principal era hacer un jersey, pero puesto que mi madre se puso a hacer uno -casualmente al mismo tiempo que lo iba a hacer yo- y con la lana con la que lo iba a hacer, tuve que buscar alternativas. Así que mientras deshacía un jersey y creaba una bola gigante -podría haber hecho varios ovillos, sí, pero no hubiese sido tan gracioso- me plantee la idea de hacer unos calcetines.

El problema de los calcetines, viene a ser, que hay que hacerlos con varias agujas -en mi casa se hacen con cinco- y tenía una experiencia pasada, no muy buena -horrible, malísima, peor de los peores- en que conseguí montar los puntos en las cuatro agujas, pero cuando llegó el momento de empezar a tejer en redondo, me entró el pánico y cual patata caliente -sí, yo veía el Gran Prix-  se lo pasé a mi madre y me alejé lentamente.

Photobucket
Esta vez estaba decidida, era un duelo entre las agujas y yo, y esta vez no pensaba retirarme tan pronto, así que me armé de valor y monté los puntos, llegando a la parte que antaño tan difícil me había resultado, pero sacudí el terror y como si lo hubiese hecho toda la vida seguí tejiendo -como filosofía de vida, es maravillosa-. Punto elástico doble al principio, punto derecho, tejer el empeine, reducir puntos, coger puntos, reducir puntos otra vez, tejer derecho otra vez, cerrar calcetín, rematar -por rematar usaremos el símil de los chorizos, que es mejor no fijarse en el proceso mejor en el resultado-. Si es que tejer es como la vida, a veces tejes al derecho, a veces al revés, en ocasiones te toca reducir y si te equivocas pues tratas de deshacer o de enmendar.


Después de varios días -esto se sabe cuando y como se empieza, pero no cuando y como se acaba- acabé mi calcetín. La alegría que te entra cuando lo ves acabado, es tan grande, que yo no sé lo que es tener hijos pero debe ser en menor medida algo así, es algo que tu has hecho y que es monísimo y pequeñito, yo lo veo hasta adorable.

La única pega, es que pasado este momento de absoluta dicha, recuerdas que los calcetines se usan a pares y como tengo la gran suerte de tener dos pies, todavía tengo que hacerle al gemelo, que espero sea idéntico.

jueves, 17 de mayo de 2012

Cuando la basura se hace tu amiga y hasta le pones un nombre.

Hecho 1: Llega mi madre del trabajo y mientras se prepara su, probablemente, quinto café del día me cuenta una historia, que sabe dios donde escucho, sobre un hombre que iba a visitar a un sabio o un budista y cuando llega a donde vive se percata de que no hay muebles ni cosas solo lo necesario, una cama, una mesa y una silla y le pregunta: ¿donde están tus muebles?, a lo que el sabio o budista contesta: ¿y los tuyos? El hombre intenta explicarle que él está de paso, que a cómo va a llevarse sus muebles por ahí. El sabio/budista contesta, por eso no tengo muebles, yo también estoy de paso.

Hecho 2: Los planetas se alinean y me siento en el escritorio, dispuesta a ser una persona muy responsable, a estudiar y a mi alrededor solo hay cosas, y cuando digo cosas me refiero a folios, tickets, cajas, horquillas, gomas del pelo, libretillos de publicidad -quien sabe porque los cojo si ni los leo y luego ocupan espacio, apuntes que ya pasé a limpio, la tarrina de un helado de hace como dos veranos -limpia, por lo menos-, cds -hecho completamente paranormal porque no uso- y botellas -de varios tamaños, aunque sobre todo de 50cl. sospechosamente parecidas a las que venden en la  máquina expendedora de mi facultad-. Bueno hay más cosas, pero no puedo humillarme más públicamente de lo desordenada que soy.

¿Cómo casan estos dos hechos? Simple: No me puedo concentrar en lo que estudio por culpa de la porquería de mi alrededor, lo que me hace pensar: "cuando sea viejecita probablemente tendré sindrome de diógenes", lo que me lleva a plantearme en vivir una vida sin cosas, lo que me recuerda la historia que mi madre me contó.
He de decir que mi madre, es una mujer que cree que los cajones son seres diabólicos que atraen la basura y por eso mi habitación solo tiene dos pequeñísimos que vinieron con un mueble que yo elegí -y que ella no adora, por culpa de los cajones- y una cajonera típica de plástico que compré en mi época de Santiago. Pero lo que si tengo son cajas e incluso algunas me da miedo abrirlas porque no sé que puede salir de ellas.

Recogí los apuntes -tremendamente apenada- y me dispuse a la tarea de hacer de mi habitación un lugar apacible donde vivir y un espacio limpio para estudiar. El problema fue cuando seguí dandole vueltas al tema del Diógenes -sé que no se debe frivolizar con según que temas pero cualquier persona que me conozca o haya estado en mi habitación sabe que no exagero- y me empecé a dar cuenta de que guardo cosas que nunca tendrán ninguna utilidad y que sin embargo me cuesta horrores tirar y que cuando me pongo seria y decido tirarlos me invento excusas para mi misma y los guardo en otro lugar.

Ejemplos de situaciones reales:
- Tickets: "sé que tengo que tiraros pero os puedo guardar y pegar en la agenda o incluso hacer una especie de Scrapbook donde hacer un collage y podré veros cuando tenga 40 años y recordar que compré ese libro en esa librería".
- Revistas: "ahora parecéis inutiles y aburridas porque os acabo de leer y claro, todo me suena, pero quizás alguno de vuestros artículos me sirva algún día que tenga una ets y quiera saber sobre eso, porque sé que en alguna de vosotras hay un artículo que lo explica genial".
- Muñequitos monos que dan de regalo con cosas: "mirad que caritas teneis, sois tan monos os voy a colocar encima de la estantería ahí no molestáis a nadie".
- Recortes de hace mil años: "seguro que si os tiro, en unos días querré hacer un mural y os echaré de menos".
ETC, ETC, ETC.


Finalmente, tiré casi todo lo que era inservible e, incluso, abrí la mitad de las cajas, lo que no tiré ese día fue al siguiente. Ojalá hubiese sido tan fácil como decirlo, cada ticket o cada muñeco me recordaban algo y cuanto mas antigua fuese la basura en si más doloroso y más me pensaba el tirarlo, hubo muchas lágrimas los dos días que me llevó dejar la habitación libre de cosas inservibles y muchos parones pensando en si realmente estaba preparada para tirar según que cosas, pero el resultado es entrar en mi habitación y sentir que hay menos drama en ella, menos recuerdos, menos pasado, quizás esperanzas de vivir más el presente y recibir mejor el futuro.


PD: En lo alto de mi armario hay dos cajas, en una están todos los diarios que he escrito desde que me regalaron el primero con 8 años y las agendas de clase que usé desde primero de bachillerato, en la otra está todas las cartas que recibí de amigos o en San Valentín. Eso es algo que jamás tiraré, pues si quiero tener 40 años y volver aquí algún día para leerlas y recordar muchos momentos que para entonces habré olvidado.

PD2: También hay dos sobres, en ellos guardo tickets, entradas, hasta una servilleta dibujada y una foto. Es lo más inservible y doloroso que guardo, del momento más feliz de toda mi vida, pero eso seguirá sobreviviendo a las próximas limpiezas a fondo que sufra esta habitación, porque si lo tiro, tiraré mi corazón con ello y eso si que no puedo soportarlo.

lunes, 14 de mayo de 2012

Quotes

Photobucket


En este momento hay seis mil millones, cuatrocientos setenta millones, ochocientas dieciocho mil, seiscientas setenta y una personas en el mundo. Algunas corren asustadas. Otras vuelven a casa. Algunas dicen mentiras para llegar al final del día. Otras simplemente están enfrentándose a la verdad. Algunos son hombres malvados en guerra con los buenos. Y algunos son buenos, luchando con los malvados. Seis mil millones de personas en el mundo. Seis mil millones de almas. Y a veces… todo lo que necesitas es una.
  Photobucket

Viendo series o películas, incluso escuchando canciones hay frases o textos que te llegan al alma por su gran significado individual o por el que tú le das según el momento que estés viviendo. Hoy quiero compartir está, tan repetida en innumerables páginas, pero que nunca pierde ese significado o esa impresión que da la primera vez que la escuchas como la última, One Tree Hill tiene cientos de textos así, pero este los supera y ahora que estoy reviendo la serie, ya que se acabo para siempre hace unas semanas el volverla a escuchar me recuerda lo especial que es para mí.