martes, 20 de marzo de 2012

Reseña, Criadas y Señoras

Photobucket

Mi madre me había hablado de este libro hace bastante tiempo, pero no le dí importancia o por lo menos no me pareció lo bastante importante como para cogerlo y como mínimo leer la contraportada, por saber de que trataba. No fue hasta la gala de los oscars donde me entró curiosidad por él, ya que su película homologa estaba nominada a tantos premios la historia debía ser, por lo menos, interesante.

RESUMEN:

La historia, ambientada en un pueblo de Missisipi llamado Jackson, trata el tema de la segregación racial a través de la vida de tres mujeres: Aibileen, Mini y Skeeter.

Aibileen trabaja como criada para Miss Elizabeth, perdió a su hijo al ser atropellado y abandonado delante del hospital para negros demasiado tarde para salvar su vida. Le encantan los bebés, parte buena de su trabajo en que se ve obligada a criarlos, sin embargo también la más agridulce puesto que esos mismos niños que tanto la quieren cuando son pequeños se convierten en los adultos que luchan para mantener las diferencias raciales.

Mini, también criada, trabaja en un principio para la madre de Miss Hilly, después para la propia Miss Hilly y tras un desagradable incidente con una tarta, termina trabajando –a escondidas- para Miss Celia. Es madre de unos cinco hijos y está casada con Leroy, alcohólico y maltratador. Es bastante respondona, lo que le hace perder trabajos, pero muy buena persona.

Skeeter, a diferencia es blanca y de buena familia, regresa a Jackson tras acabar la universidad –algo extraño, puesto que sus amigas lo dejaron mucho antes al encontrar marido-. Su sueño es ser escritora y le gustaría cambiar las cosas, no comparte las ideas racistas de sus amigas.

Es el sueño de escribir sobre algo que merezca la pena de Skeeter lo que la lleva, junto a Aibileen, a escribir un libro sobre las criadas negras que trabajan en casas de blancos y todo lo que sucede alrededor, más adelante con la ayuda de Mini y, finalmente, con la de casi todas las criadas de Jackson el libro consigue salir adelante y trastoca la vida de todos los que lo leen.


OPINIÓN PERSONAL

Hacía mucho tiempo que un libro no me atrapaba de la manera en que Criadas y Señoras lo hizo. Apagaba el ordenador para seguir leyéndolo, me lo llevaba a clase y admito haberle echado un ojo de vez en cuando, me daban las tantas devorándolo… estaba ansiosa por descubrirlo todo desde la jugarreta que Mini le había gastado a Miss Hilly hasta qué demonios le pasaba a Miss Celia, con la angustia de no saber si se podría publicar el libro y la tristeza de que el 1963 es un año que no está tan lejos del que vivimos y aunque conozca el mundo, me sigue pareciendo impresionante que solo hace 50 años la gente tuviese el reducido cerebro de pensar que el color de la piel hacía que las personas fuesen tan distintas como para que tuviesen que estar separadas físicamente en cada terreno de la vida y la alegría de que, aunque pocos, había personas que soñaban con un mundo mejor.

Es precioso a la vez que duro, por que el final -por lo menos a mí- te deja con la sensación de que por mucho que hagas a veces nunca vas a conseguir cambiar del todo algunas cosas y a algunas personas.


PELÍCULA

Photobucket
Me suele suceder, cuando un libro me gusta demasiado, que me sabe a poco y necesito más, normalmente investigo sobre la temática, el autor y todo los relacionado con la historia. En el caso de que tenga película, antes de acabármelo la empiezo a descargar -a no ser que esté por hacer, entonces me muerdo las uñas hasta que puedo ir al cine a verla, vease Los juegos del Hambre-.

En este caso, leí el libro por el bombo que se le dió a la película, así que me la empecé a descargar y capítulo antes de acabarlo -tenemos que entender que donde yo vivo internet va como el ····- y en un primer momento tenía intención de verla acompañada, pero -lo siento- no pude, necesitaba estirar un poco la sensación que me había dejado la historia.

La adaptación -que es de lo que pienso tratar pues yo de cine no entiendo- es respetable. Si hubiese escrito esto basándome en la primera hora de la película hubiese dicho que era casi perfecta, salvando el que no se pueden adaptar tantas páginas en 146 min. y sé que hay cosas que se eliminan -me costó años entender esto-, llevaban el ritmo de la historia, respetando la cronología y la idea de cada historia, incluso respetaron detalles que aunque pequeños eran importantes para la historia. Pero cuando ya me había convencido de mandar un regalo a quien la adaptó, el señor o señora que lo hizo decide cargarse la real historia de la criada que Skeeter tenía de pequeña, y el por qué había desaparecido, un por qué lleno de importancia pues mezcla el racismo que existía de los negros a los blancos con el de los negros hacia ¡SPOILERS! una niña negra albina, es decir, una niña que no encaja en ninguno de los dos mundos, por una hija negra respondona -¿perdona? ¿vino a algo eso? ¿en que ···· estaban pensando?-. Tampoco me pareció muy correcto que todos conociesen ya la enfermedad de la madre de Skeeter, puesto que en el libro se va descubriendo poco a poco, y no es tan liberal como la ponen.

En cuanto a al estilismo, adoré cada uno de los vestidos que llevan, pero sobre todo las gafas de Skeeter, su máquina de escribir y el coche que conduce -que, se supone, es de su madre-.

Photobucket

No hay comentarios:

Publicar un comentario