viernes, 23 de marzo de 2012

Cosas que quiero hacer -sección cocina-

Me encanta cocinar. Siempre me pareció algo divertidísimo, pero para ser más concretos -aunque toda receta es interesante de hacer- adoro la repostería eso de batir, mezclar, ver como crecen los bizcochos gracias a la levadura o como cogen forma las galletas en el horno.
Pero esto se contradice con lo tremendamente vaga que soy y, además, cada vez que me entran unas ganas imperiosas de coger los instrumentos y ponerme a cocinar aunque sea la receta más fácil, me encuentro con el mismo problema: en mi casa no hay mantequilla. Mi madre tiene una especie de aversión por las cosas calóricas y desde hace años opta por no comprarlas. Así que cuando un domingo a las 5 de la tarde me apetece hacer galletas, pues me quedo con las ganas.

Quiero cambiar eso, puede que también lo necesite. La repostería es en mi opinión una de las mejores terapias que hay. Hubo una época en que hice muchos bizcochos pero vivía de lo más tranquila y era muy feliz -puede que fuese por otras cosas también, pero recuerdo momentos de cólera que se pasaban dándole a las varillas-.
Mi reto de este año -a modo de amago de propósito- es hacer todas esas recetas que están ahí esperando a que les dé vida, lo que me obligará a comprar mantequilla y no comérmela. Ilustro más abajo cuales son esas recetas que están cogiendo polvo.

Galletas con glasa:

Image and video hosting by TinyPic

Son las típicas galletas que aparecen en las películas y series americanas -algo en lo que yo gasto bastante tiempo-. Las tres primeras: los heladitos, las cartas de amor y la ranita, son del blog El rincón de Bea donde además de bastantes más formatos explica detalladamente como hacer la masa de las galletas, como hacer la glasa y como decorarlas. La última de Hello Kitty es del blog Experimentos con azúcar, porque me encanta esa gatita, pero creo que empezaré con los sobres, que malo será no me salga hacer cuadrados.


Magdalenas con buttercream o cupcakes:


Image and video hosting by TinyPic

También muy vistas en series y películas americanas. Tuve la oportunidad de probarlas en mi viaje a Madrid del año pasado, en una tienda que nos encontramos por casualidad y la que elegí estaba absolutamente deliciosa. Me encantaría aprender a hacer los cupcakes de Barrio Sésamo, pero he de ser realista así que aspiro a hacer los de la frambuesa en la punta del buttercream.


Macarons caseros:


Image and video hosting by TinyPic

Asocio bastante este pastelito francés a Gossip Girl y más concretamente a Blair comiéndolos dentro de la bañera para luchar contra su otro apetito por Chuck. Esta especie de sándwiches los probé en Santiago de Compostela -en mi estupenda estancia de dos años intentando ser alguien y perdiéndome por el camino-. Hay una tienda al final de la Rúa Doutor Teixeiro, que vende comidas de otros países y que no se suelen ver por aquí y que descubrí gracias al blog Chic and Chocolate, que vivía en la misma ciudad. Un día me pasé por allí y compré tres para compartir con mis compis y, sinceramente, que momento más delicioso y de momento irrepetible. La receta es un poquito complicada pero espero tener la ayuda del Club de la Ducha, ellos saben quien son.


Tartas varias:


Image and video hosting by TinyPic

Las tartas es algo más fácil de encontrar el momento de hacerlas, siempre hay un cumpleaños o una festividad en la que quedan bien. El problema es que siempre hago mis tres especialidades: la tarta de galleta, chocolate y flanín -véase también, tarta de la abuela o típica tarta de cumpleaños-, la tarta de queso receta de mi tía -a la que hice un par de modificaciones- y la tarta de manzana que empecé a hacer un día que teníamos que consumir una bolsa de manzanas en dos días para que no se estropeasen.
Rainbow cake. Tengo sentimientos encontrados con esta tarta, me encantaría hacerla, pero no sé si me atrevería a comérmela. Tantos colores no me dan confianza, pero es preciosa y también implicaría que tengo que usar fondant, algo que descubrí hace años y me hizo entender porque eran tan perfectas las tartas de las películas americanas.
Tarta tres chocolates. La descubrí por un video de Isasaweis, me parece ideal para no repetir siempre la tarta de galleta en los cumpleaños y como sigue siendo de chocolate ¿a quien no le va a gustar?
Hello Kitty cake. Esto no necesita explicación. Confío que después de 100, la 101 salga la cara perfecta.
Red Velvet cake. Parecida a la Rainbow cake pero con el bizcocho rojo solamente. Se suele hacer la versión en forma de corazón para San Valentín -muy a cuento-.


Cake balls:


Photobucket

Mi más reciente descubrimiento culinario. Cuando veo estas cosas me imagino como la perfecta anfitriona preparando meriendas en las que poner estas cosas a mis invitados. Mis hijos me odiarán porque les haré fiestas temáticas hasta los 18 -que huirán de casa y no querrán ver un pastelito en su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario