viernes, 29 de junio de 2012

Series Canceladas (la peor pesadilla de una seriéfila)


Si hay algo en esta vida que siempre me ha molestado bastante -por no decir cosas feas, de esas que yo no digo nuncjajajajajja- son los finales abiertos. Vamos a ver señores escritores, si escribes algo la idea es que tenga final, si él final es que todos mueren pones "y al final todo murieron" no es tan complicado, una linea. Y el colmo de los finales abiertos son las series canceladas.

Las series canceladas son mi pesadilla, cada abril-mayo me veo leyendo blogs y rezando lo que no sé para que las series que yo veo no me las cancelen, porque eso implicará que todas las historias que yo estoy deseando ver como concluyen -sobretodo porque mira que les gusta dar vueltas a cosas simples, señores guionistas si se quieren dejenlos vivir- e incluso haciendo mis propias cabalas de como van a ser se quedan ahí, en el limbo de las historias sin acabar y no es justo que gente como yo -y como yo son miles y millones, que la falta de audiencia no es que la vea yo sola- se quede sin final para llorarle y emocionarse.

He aquí las cuatro que más me dolieron, concretamente Veronica Mars y Kyle XY siguen doliendo y seguirán, Flash Forward y Moonlinght pues no tanto porque al ser una temporada no les coges tanto cariño. Y no meto Las chicas Gilmore porque se merecen toda una entrada y no se hasta que punto fueron canceladas o se decidió terminarlas -que si se decidió terminarlas menuda mierda-.


Photobucket

Conocí la serie Veronica Mars una tarde aburrida en la 2 -probablemente- y me enganché, necesité como 5 minutos y ya decidí que estaba en mi top 10 de series -nota mental: escribir mi top 10 de series-.

El intríngulis -acabo de googlear la palabra y resulta que existe, toda la vida pensando que no, que engañada estaba-  de la serie es que la mejor amiga de Veronica es asesinada y no hay manera de descubrir por quien. El padre que en aquel momento es sheriff se obsesiona con que el padre de la muerta -interpretada por mi queridísima Amanda Seyfried, y a quien no le guste se calla, gracias- tiene algo que ver en el asunto, consecuencia: acaban echandolo, el asesinato se queda sin resolver y la madre de Veronica Mars se larga -que maja la señora-.
Cuando la serie empieza el padre se gana la vida como detective privado y Veronica le ayuda, además de eso resuelve algún que otro misterio a sus compañeros de instituto y gente varia.

Esta serie era buenísima, tenía unas críticas increibles, además de un misterio en cada capítulo que se resolvía dentro del capítulo, más el misterio del asesinato que le daba continuidad, junto con los tipicos amoríos de instituto y la propia Veronica que es de las protagonistas femeninas más divertidas e interesantes de todas las series que veo, además, por supuesto, de Logan, el interés amoroso de Veronica que es todo amor y te dan ganas de comértelo. Pues bien, los señores de TheCW en la tercera temporada deciden que no tiene suficiente audiencia y la retiran de la parrilla, y como no, en lo mejor de la serie. Con todas sus tramas abiertas, la historia de amor sin concretar, el misterio a medio resolver,... ¿Por qué? Porque son gente desalmada y ya.

NOTA: Se intentó hacer una especie de spin off o más bien un salto en el tiempo, en el que Veronica Mars trabaja para el FBI, incluso hay una grabación de unos 10 minutos por internet.



Photobucket

Recuerdo que decidí verla debido a los graciosos anuncios de CUATRO para promocionarla del estilo "Si no tiene ombligo, no tiene madre, una suegra que te ahorras" y ví la primera temporada por la tele -que tiempos aquellos en los que era capaz de ver una serie esperando a que la pusiesen en castellano y con una semana entre cada capítulo cuando ya estaba completa en internet-. La segunda la empecé a ver, pero lo abandoné pronto y al final hace dos meses me tragué las tres que hay del tirón por youtube -adorado él sea-.

Kyle XY aparece perdido por la ciudad sin saber quien es ni de donde es a sus ya 16 años y a medida que pasan los capítulos te enteras de que en realidad acaba de nacer y su gestación fue de todos esos años que aparenta lo que hizo que tenga un coeficiente intelectual muy superior, como para leerse la enciclopedia y toda la historia de america en unas cuantas horas, además tiene esa carita tierna de bebé que está aprendiendo. Además hay una corporación interesada en él, otra que lo quiere matar, la vecina de al lado como interés amoroso, la propia familia que lo adopta que tiene lo suyo e incluso una chica como él, Jessy XX.

Se canceló por falta de audiencia -en serio, ¿por qué? vale era un poco más liante, pero también más interesante- y aunque hay un video donde los productores -creo- explican como seguiría la serie, a mi no me vale, exijo que me digan con quién se queda Kyle ¿con Jessy o con Amanda? y ¿de que va Cassidi y Latnok?


Photobucket


Presentaron FlashForward como una de las candidatas a "sustituir" Perdidos cuando se anunció que esta acababa en su sexta temporada y yo que estaba desesperada pensando que iba a ser de mi, decidí verla.

Está basada en la novela homónima -aunque tiene alguna que otra diferencia o eso dice la Wikipedia, aún no me leí en el libro- y se inicia con el desmayo masivo de todo el mundo -y cuando digo todo el mundo no es en plan exageración, es todas las personas del planeta, bueno... todas no muajajajaja SPOILERS- y en dos minutos y algo que transcurre ese desmayo todos sufren un flashforward de seis meses después -no sé como escribir eso sin redundar-. El protagonista, agente del FBI, es el encargado de descubrir quien es el culpable del desmayo masivo y a la vez tiene que lidiar con su propio flasforward que no es agradable y el de su familia, su mujer se ve viviendo con otro. También hay personas que no tuvieron flasforward, eso acojona pues significa que en 6 meses estarán muertos, o no. Vamos que la serie prometía bastante.

Pues cancelada por baja audiencia, aunque bueno esta ya se sabía que la iban a cancelar, pero a mi la pena no me la quita nadie. Una temporada, una triste y solitaria temporada, que por mucho que digan que tiene final cerrado, no lo tiene y menos si el final es otro desmayo masivo con flasforward que nos hace ver que gente que debería estar muerta, está viva.



Photobucket


Me recomendaron esta serie, y debido a lo mucho que me aburría en la residencia, ni me plantee si me gustaría, la descargué y punto, pero me encantó y Jason Dohring -Logan en Veronica Mars, babas, más babas como vampiro centenario- es un vampiro amigo del protagonista.

Mick St. John se reencuentra con la niña que salvó de los colmillos de su mujer, quien lo convirtió a él, cuando ya no es tan niña pues esta es reportera de sucesos e investiga unos asesinatos, obviamente hay historia de amor y reaparición de la esposa-vampira-supuestamente-muerta. La cosa estaba bien, pero en 16 capítulos no hay mucho más que decir.

La serie tuvo mala suerte, le cogió por el medio la huelga de guionistas y se pensó en hacer una segunda temporada cuando acabase, finalmente optaron por hacer unos capítulos más en los que a medias se cierran algunas de las tramas, insuficiente para mi.


Supongo que mi afán por ver todas las series posibles, me llevará a conocer series que en su momento fueron canceladas y que me dará mucha pena.

viernes, 22 de junio de 2012

Cambio de Look

Dos lugares que me dan terror, regentados por personas que me dan aún más pánico son la Peluquería y el Dentista, y dada mi racha de buena suerte -al revés- en poco espacio de tiempo debo visitarlos a los dos. Al Dentista aún no tocó pero ya sufrí el terror del peluquero.

Si es que yo en mi cabeza me imagino a los peluqueros como seres malignos con una tijera en cada mano que se ríen a carcajadas -malignas, por supuesto- cada vez que escuchan el sonido de las tijeras cortando el pelo. Personas crueles que entienden 1 cm por 10 y sanear el pelo por rapar la cabeza.

Photobucket
¿Da o no miedo?

Para mejorar, mis genes me han dado una "preciosa" cabellera rizada, con rizo estandar, nada de bucles grandes que caen sobre mi espalda ni ricitos pequeñitos de negra al estilo Alisha en Misfits.
Photobucket
Inconvenientes del pelo rizado estándar:
- Si la señora peluquera se pasa cortando, serás un champiñón precioso durante unos cuantos meses.
- Te hagas el corte que te hagas, tus rizos se aposentarán como les plazca -vease, si te lo cortas en pico parecerá que lo tienes cortado recto-.
- Olvidate de salir de la ducha y dejarlo secar al viento sin fijador o espuma, a no ser que te quieras reir mucho, los rizos definidos naturales son una leyenda urbana.
- ETC, ETC.

Ventajas del pelo rizado estándar:
Cri, cri, cri, cri, cri.... Que venga el listo que me las cuente, estoy deseando escucharlo.

Volviendo al tema principal. Me da tanto terror ir a la peluquería por si me hacen un desastre que me he pasado los últimos dos años sin pisar una. La consecuencia ha sido tener una melena larguísima, pero con los últimos 10 cm se podía hacer el mejor nanas para fregar todas las cacerolas de mi aldea el día de fiesta.
Así que me armé de valor y con dos ovarios y un útero, pedí cita en la peluquería, me senté en la silla y pedí que me cortaran el pelo por los hombros. La diferencia es notable.

Photobucket
* La longitud del flequillo no permitía ni alisarlo, ni colocarlo, solo esconderlo.


¿Echo en falta mi melena? Sí, a cada hora, a cada segundo, era taaaan larga. ¿Me arrepiento de habermelo cortado? Cada vez que me toco las puntas y no me lijo la mano, estoy orgullosa de mi decisión. ¿Volveré en menos de dos años? No prometo nada.

Próxima parada: El dentista ¿quien se levanta un día y quiere trabajar metiendo la mano en bocas ajenas y arrancando dientes?

lunes, 11 de junio de 2012

Quotes

¿Nunca has sentido qué no tienes nada de interesante? Qué te gustaría que la gente dijera 'Mira es Lori Trager, es buenísima en... algo'.
Lori Trager - Kyle XY 2.04 

lunes, 28 de mayo de 2012

Quotes

Hay gente que es capaz de intuir cuando se va a producir en su vida. Yo no. A mi los cambios me sorprenden y me dan en plena cara.
 Veronica Mars 

Estuve tremendamente enganchada a esta serie que descubrí gracias a ¿la 2? ¿puede ser? Una pena que la cancelasen a las 3 temporadas porque estaba muy bien y se alejaba un poco de lo típico. Verónica Mars además es un personaje interesante, con muy buenas frases y muy acertada -nota mental: buscar las temporadas y verlas en verano-.

lunes, 21 de mayo de 2012

Quotes


But you didn't have to cut me off
Make out like it never happened
And that we were nothing
And I don't even need your love
But you treat me like a stranger
And it feels so rough

No you didn't have to stoop so low
Have your friends collect your records
And then change your number
I guess that I don't need that though
Now you're just somebody that I used to know
Somebody I used to know - Goythe feat. Kimbra 

En el mismo instante que escuché esta canción tuve esa sensación que a veces te envuelve de: "Porque usas mi vida para hacer tus canciones querido". Por muy egocentrico que suene todos nos hemos sentido en algún momento que nos captan a nosotros.

Toda la canción refleja algo que me obsesiona a veces y es cómo después de haber tenido algo con alguien, algo especial, consigues que se te olvide y te comportas como si nunca hubiese pasado. Será que yo nunca he tenido esa habilidad, las cosas se me clavan a fuego y no consigo tratar a la otra persona como alguien a quien solía conocer -nota mental: hacer una lista de cosas que debo aprender, nota mental 2: poner de primera olvidar las historias y vinculos que tengo con la gente que ya no está en mi vida-.


Por otro lado el tono de la canción y la melodía me relajan muchísimo y la he usado en varias noches insomnes para dormir con efecto más que positivo.

domingo, 20 de mayo de 2012

Mi primer... CALCETÍN

He vuelto a probar el punto -yo fui criada en ganchillo, les hacía unas mantas de lo más monas a mis muñecas-, la idea principal era hacer un jersey, pero puesto que mi madre se puso a hacer uno -casualmente al mismo tiempo que lo iba a hacer yo- y con la lana con la que lo iba a hacer, tuve que buscar alternativas. Así que mientras deshacía un jersey y creaba una bola gigante -podría haber hecho varios ovillos, sí, pero no hubiese sido tan gracioso- me plantee la idea de hacer unos calcetines.

El problema de los calcetines, viene a ser, que hay que hacerlos con varias agujas -en mi casa se hacen con cinco- y tenía una experiencia pasada, no muy buena -horrible, malísima, peor de los peores- en que conseguí montar los puntos en las cuatro agujas, pero cuando llegó el momento de empezar a tejer en redondo, me entró el pánico y cual patata caliente -sí, yo veía el Gran Prix-  se lo pasé a mi madre y me alejé lentamente.

Photobucket
Esta vez estaba decidida, era un duelo entre las agujas y yo, y esta vez no pensaba retirarme tan pronto, así que me armé de valor y monté los puntos, llegando a la parte que antaño tan difícil me había resultado, pero sacudí el terror y como si lo hubiese hecho toda la vida seguí tejiendo -como filosofía de vida, es maravillosa-. Punto elástico doble al principio, punto derecho, tejer el empeine, reducir puntos, coger puntos, reducir puntos otra vez, tejer derecho otra vez, cerrar calcetín, rematar -por rematar usaremos el símil de los chorizos, que es mejor no fijarse en el proceso mejor en el resultado-. Si es que tejer es como la vida, a veces tejes al derecho, a veces al revés, en ocasiones te toca reducir y si te equivocas pues tratas de deshacer o de enmendar.


Después de varios días -esto se sabe cuando y como se empieza, pero no cuando y como se acaba- acabé mi calcetín. La alegría que te entra cuando lo ves acabado, es tan grande, que yo no sé lo que es tener hijos pero debe ser en menor medida algo así, es algo que tu has hecho y que es monísimo y pequeñito, yo lo veo hasta adorable.

La única pega, es que pasado este momento de absoluta dicha, recuerdas que los calcetines se usan a pares y como tengo la gran suerte de tener dos pies, todavía tengo que hacerle al gemelo, que espero sea idéntico.

jueves, 17 de mayo de 2012

Cuando la basura se hace tu amiga y hasta le pones un nombre.

Hecho 1: Llega mi madre del trabajo y mientras se prepara su, probablemente, quinto café del día me cuenta una historia, que sabe dios donde escucho, sobre un hombre que iba a visitar a un sabio o un budista y cuando llega a donde vive se percata de que no hay muebles ni cosas solo lo necesario, una cama, una mesa y una silla y le pregunta: ¿donde están tus muebles?, a lo que el sabio o budista contesta: ¿y los tuyos? El hombre intenta explicarle que él está de paso, que a cómo va a llevarse sus muebles por ahí. El sabio/budista contesta, por eso no tengo muebles, yo también estoy de paso.

Hecho 2: Los planetas se alinean y me siento en el escritorio, dispuesta a ser una persona muy responsable, a estudiar y a mi alrededor solo hay cosas, y cuando digo cosas me refiero a folios, tickets, cajas, horquillas, gomas del pelo, libretillos de publicidad -quien sabe porque los cojo si ni los leo y luego ocupan espacio, apuntes que ya pasé a limpio, la tarrina de un helado de hace como dos veranos -limpia, por lo menos-, cds -hecho completamente paranormal porque no uso- y botellas -de varios tamaños, aunque sobre todo de 50cl. sospechosamente parecidas a las que venden en la  máquina expendedora de mi facultad-. Bueno hay más cosas, pero no puedo humillarme más públicamente de lo desordenada que soy.

¿Cómo casan estos dos hechos? Simple: No me puedo concentrar en lo que estudio por culpa de la porquería de mi alrededor, lo que me hace pensar: "cuando sea viejecita probablemente tendré sindrome de diógenes", lo que me lleva a plantearme en vivir una vida sin cosas, lo que me recuerda la historia que mi madre me contó.
He de decir que mi madre, es una mujer que cree que los cajones son seres diabólicos que atraen la basura y por eso mi habitación solo tiene dos pequeñísimos que vinieron con un mueble que yo elegí -y que ella no adora, por culpa de los cajones- y una cajonera típica de plástico que compré en mi época de Santiago. Pero lo que si tengo son cajas e incluso algunas me da miedo abrirlas porque no sé que puede salir de ellas.

Recogí los apuntes -tremendamente apenada- y me dispuse a la tarea de hacer de mi habitación un lugar apacible donde vivir y un espacio limpio para estudiar. El problema fue cuando seguí dandole vueltas al tema del Diógenes -sé que no se debe frivolizar con según que temas pero cualquier persona que me conozca o haya estado en mi habitación sabe que no exagero- y me empecé a dar cuenta de que guardo cosas que nunca tendrán ninguna utilidad y que sin embargo me cuesta horrores tirar y que cuando me pongo seria y decido tirarlos me invento excusas para mi misma y los guardo en otro lugar.

Ejemplos de situaciones reales:
- Tickets: "sé que tengo que tiraros pero os puedo guardar y pegar en la agenda o incluso hacer una especie de Scrapbook donde hacer un collage y podré veros cuando tenga 40 años y recordar que compré ese libro en esa librería".
- Revistas: "ahora parecéis inutiles y aburridas porque os acabo de leer y claro, todo me suena, pero quizás alguno de vuestros artículos me sirva algún día que tenga una ets y quiera saber sobre eso, porque sé que en alguna de vosotras hay un artículo que lo explica genial".
- Muñequitos monos que dan de regalo con cosas: "mirad que caritas teneis, sois tan monos os voy a colocar encima de la estantería ahí no molestáis a nadie".
- Recortes de hace mil años: "seguro que si os tiro, en unos días querré hacer un mural y os echaré de menos".
ETC, ETC, ETC.


Finalmente, tiré casi todo lo que era inservible e, incluso, abrí la mitad de las cajas, lo que no tiré ese día fue al siguiente. Ojalá hubiese sido tan fácil como decirlo, cada ticket o cada muñeco me recordaban algo y cuanto mas antigua fuese la basura en si más doloroso y más me pensaba el tirarlo, hubo muchas lágrimas los dos días que me llevó dejar la habitación libre de cosas inservibles y muchos parones pensando en si realmente estaba preparada para tirar según que cosas, pero el resultado es entrar en mi habitación y sentir que hay menos drama en ella, menos recuerdos, menos pasado, quizás esperanzas de vivir más el presente y recibir mejor el futuro.


PD: En lo alto de mi armario hay dos cajas, en una están todos los diarios que he escrito desde que me regalaron el primero con 8 años y las agendas de clase que usé desde primero de bachillerato, en la otra está todas las cartas que recibí de amigos o en San Valentín. Eso es algo que jamás tiraré, pues si quiero tener 40 años y volver aquí algún día para leerlas y recordar muchos momentos que para entonces habré olvidado.

PD2: También hay dos sobres, en ellos guardo tickets, entradas, hasta una servilleta dibujada y una foto. Es lo más inservible y doloroso que guardo, del momento más feliz de toda mi vida, pero eso seguirá sobreviviendo a las próximas limpiezas a fondo que sufra esta habitación, porque si lo tiro, tiraré mi corazón con ello y eso si que no puedo soportarlo.

lunes, 14 de mayo de 2012

Quotes

Photobucket


En este momento hay seis mil millones, cuatrocientos setenta millones, ochocientas dieciocho mil, seiscientas setenta y una personas en el mundo. Algunas corren asustadas. Otras vuelven a casa. Algunas dicen mentiras para llegar al final del día. Otras simplemente están enfrentándose a la verdad. Algunos son hombres malvados en guerra con los buenos. Y algunos son buenos, luchando con los malvados. Seis mil millones de personas en el mundo. Seis mil millones de almas. Y a veces… todo lo que necesitas es una.
  Photobucket

Viendo series o películas, incluso escuchando canciones hay frases o textos que te llegan al alma por su gran significado individual o por el que tú le das según el momento que estés viviendo. Hoy quiero compartir está, tan repetida en innumerables páginas, pero que nunca pierde ese significado o esa impresión que da la primera vez que la escuchas como la última, One Tree Hill tiene cientos de textos así, pero este los supera y ahora que estoy reviendo la serie, ya que se acabo para siempre hace unas semanas el volverla a escuchar me recuerda lo especial que es para mí.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Cuando todavía estaba en preescolar, mi profesora de vez en cuando, puede que una vez a la semana o al mes, nos hacía representar una obra de teatro de un cuento. Solían ser los típicos de Disney o cuentos populares como La ratita presumida o Caperucita roja.
Siempre nos preguntaba que queríamos representar y yo siempre elegía el papel de la bruja. En realidad yo quería ser la princesa o la protagonista de la historia, pero ya entonces tenía miedo que el resto del mundo pensase que era vulnerable, para mi todas aquellas princesas eran debiles, pues necesitaban que alguien las salvase y yo no podía dejar que pensasen eso de mi.



En mi cabeza hay una recuerdo de cuando íbamos a representar Blancanieves, y yo había pedido ser la Bruja -creo que incluso me puse un poquito pesada- y mi profesora, Matilde me preguntó:
- Ana, ¿por que quieres ser la bruja?
- Porque es mala, como yo. - Contesté.
En mi cabeza que los demás me viesen como mala era mucho más aceptable que me viesen como débil. Y en los años posteriores eso no cambió, la gente opinaba de mí que era una persona huraña y sin sentimientos y yo reforzaba esa imagen, pero a la vez me dolía que pensasen eso de mí, que nadie me apoyase porque nadie sentía que necesitase hacerlo, si no que yo podía ser un buen apoyo porque era una roca impenetrable.
Con los años me doy cuenta que aquella tontería de niña pequeña de querer ser la Bruja de los cuentos me ha convertido en lo que soy ahora: alguien que puede sonreir aunque en su vida las cosas se desmoronen, para demostrar que no sufre; alguien que nunca llora en público porque siente que sería patético y una muestra de debilidad y alguien que es incapaz de confiar en absolutamente nadie totalmente, pues cada vez que lo hace cree que la van a decepcionar.
He perdido personas por culpa de todo esto, por no creer que me importaban lo suficiente y yo ser incapaz de demostrarlo o por decepcionarme increiblemente por ser incapaces de conocerme de verdad y saber que también tengo sentimientos. Esto es lo que más me duele de ser como soy, que en muchas ocasiones me pesa la soledad, porque a veces, por culpa de como soy, también me pierdo a mí.
Anne.

viernes, 23 de marzo de 2012

Cosas que quiero hacer -sección cocina-

Me encanta cocinar. Siempre me pareció algo divertidísimo, pero para ser más concretos -aunque toda receta es interesante de hacer- adoro la repostería eso de batir, mezclar, ver como crecen los bizcochos gracias a la levadura o como cogen forma las galletas en el horno.
Pero esto se contradice con lo tremendamente vaga que soy y, además, cada vez que me entran unas ganas imperiosas de coger los instrumentos y ponerme a cocinar aunque sea la receta más fácil, me encuentro con el mismo problema: en mi casa no hay mantequilla. Mi madre tiene una especie de aversión por las cosas calóricas y desde hace años opta por no comprarlas. Así que cuando un domingo a las 5 de la tarde me apetece hacer galletas, pues me quedo con las ganas.

Quiero cambiar eso, puede que también lo necesite. La repostería es en mi opinión una de las mejores terapias que hay. Hubo una época en que hice muchos bizcochos pero vivía de lo más tranquila y era muy feliz -puede que fuese por otras cosas también, pero recuerdo momentos de cólera que se pasaban dándole a las varillas-.
Mi reto de este año -a modo de amago de propósito- es hacer todas esas recetas que están ahí esperando a que les dé vida, lo que me obligará a comprar mantequilla y no comérmela. Ilustro más abajo cuales son esas recetas que están cogiendo polvo.

Galletas con glasa:

Image and video hosting by TinyPic

Son las típicas galletas que aparecen en las películas y series americanas -algo en lo que yo gasto bastante tiempo-. Las tres primeras: los heladitos, las cartas de amor y la ranita, son del blog El rincón de Bea donde además de bastantes más formatos explica detalladamente como hacer la masa de las galletas, como hacer la glasa y como decorarlas. La última de Hello Kitty es del blog Experimentos con azúcar, porque me encanta esa gatita, pero creo que empezaré con los sobres, que malo será no me salga hacer cuadrados.


Magdalenas con buttercream o cupcakes:


Image and video hosting by TinyPic

También muy vistas en series y películas americanas. Tuve la oportunidad de probarlas en mi viaje a Madrid del año pasado, en una tienda que nos encontramos por casualidad y la que elegí estaba absolutamente deliciosa. Me encantaría aprender a hacer los cupcakes de Barrio Sésamo, pero he de ser realista así que aspiro a hacer los de la frambuesa en la punta del buttercream.


Macarons caseros:


Image and video hosting by TinyPic

Asocio bastante este pastelito francés a Gossip Girl y más concretamente a Blair comiéndolos dentro de la bañera para luchar contra su otro apetito por Chuck. Esta especie de sándwiches los probé en Santiago de Compostela -en mi estupenda estancia de dos años intentando ser alguien y perdiéndome por el camino-. Hay una tienda al final de la Rúa Doutor Teixeiro, que vende comidas de otros países y que no se suelen ver por aquí y que descubrí gracias al blog Chic and Chocolate, que vivía en la misma ciudad. Un día me pasé por allí y compré tres para compartir con mis compis y, sinceramente, que momento más delicioso y de momento irrepetible. La receta es un poquito complicada pero espero tener la ayuda del Club de la Ducha, ellos saben quien son.


Tartas varias:


Image and video hosting by TinyPic

Las tartas es algo más fácil de encontrar el momento de hacerlas, siempre hay un cumpleaños o una festividad en la que quedan bien. El problema es que siempre hago mis tres especialidades: la tarta de galleta, chocolate y flanín -véase también, tarta de la abuela o típica tarta de cumpleaños-, la tarta de queso receta de mi tía -a la que hice un par de modificaciones- y la tarta de manzana que empecé a hacer un día que teníamos que consumir una bolsa de manzanas en dos días para que no se estropeasen.
Rainbow cake. Tengo sentimientos encontrados con esta tarta, me encantaría hacerla, pero no sé si me atrevería a comérmela. Tantos colores no me dan confianza, pero es preciosa y también implicaría que tengo que usar fondant, algo que descubrí hace años y me hizo entender porque eran tan perfectas las tartas de las películas americanas.
Tarta tres chocolates. La descubrí por un video de Isasaweis, me parece ideal para no repetir siempre la tarta de galleta en los cumpleaños y como sigue siendo de chocolate ¿a quien no le va a gustar?
Hello Kitty cake. Esto no necesita explicación. Confío que después de 100, la 101 salga la cara perfecta.
Red Velvet cake. Parecida a la Rainbow cake pero con el bizcocho rojo solamente. Se suele hacer la versión en forma de corazón para San Valentín -muy a cuento-.


Cake balls:


Photobucket

Mi más reciente descubrimiento culinario. Cuando veo estas cosas me imagino como la perfecta anfitriona preparando meriendas en las que poner estas cosas a mis invitados. Mis hijos me odiarán porque les haré fiestas temáticas hasta los 18 -que huirán de casa y no querrán ver un pastelito en su vida.

martes, 20 de marzo de 2012

Reseña, Criadas y Señoras

Photobucket

Mi madre me había hablado de este libro hace bastante tiempo, pero no le dí importancia o por lo menos no me pareció lo bastante importante como para cogerlo y como mínimo leer la contraportada, por saber de que trataba. No fue hasta la gala de los oscars donde me entró curiosidad por él, ya que su película homologa estaba nominada a tantos premios la historia debía ser, por lo menos, interesante.

RESUMEN:

La historia, ambientada en un pueblo de Missisipi llamado Jackson, trata el tema de la segregación racial a través de la vida de tres mujeres: Aibileen, Mini y Skeeter.

Aibileen trabaja como criada para Miss Elizabeth, perdió a su hijo al ser atropellado y abandonado delante del hospital para negros demasiado tarde para salvar su vida. Le encantan los bebés, parte buena de su trabajo en que se ve obligada a criarlos, sin embargo también la más agridulce puesto que esos mismos niños que tanto la quieren cuando son pequeños se convierten en los adultos que luchan para mantener las diferencias raciales.

Mini, también criada, trabaja en un principio para la madre de Miss Hilly, después para la propia Miss Hilly y tras un desagradable incidente con una tarta, termina trabajando –a escondidas- para Miss Celia. Es madre de unos cinco hijos y está casada con Leroy, alcohólico y maltratador. Es bastante respondona, lo que le hace perder trabajos, pero muy buena persona.

Skeeter, a diferencia es blanca y de buena familia, regresa a Jackson tras acabar la universidad –algo extraño, puesto que sus amigas lo dejaron mucho antes al encontrar marido-. Su sueño es ser escritora y le gustaría cambiar las cosas, no comparte las ideas racistas de sus amigas.

Es el sueño de escribir sobre algo que merezca la pena de Skeeter lo que la lleva, junto a Aibileen, a escribir un libro sobre las criadas negras que trabajan en casas de blancos y todo lo que sucede alrededor, más adelante con la ayuda de Mini y, finalmente, con la de casi todas las criadas de Jackson el libro consigue salir adelante y trastoca la vida de todos los que lo leen.


OPINIÓN PERSONAL

Hacía mucho tiempo que un libro no me atrapaba de la manera en que Criadas y Señoras lo hizo. Apagaba el ordenador para seguir leyéndolo, me lo llevaba a clase y admito haberle echado un ojo de vez en cuando, me daban las tantas devorándolo… estaba ansiosa por descubrirlo todo desde la jugarreta que Mini le había gastado a Miss Hilly hasta qué demonios le pasaba a Miss Celia, con la angustia de no saber si se podría publicar el libro y la tristeza de que el 1963 es un año que no está tan lejos del que vivimos y aunque conozca el mundo, me sigue pareciendo impresionante que solo hace 50 años la gente tuviese el reducido cerebro de pensar que el color de la piel hacía que las personas fuesen tan distintas como para que tuviesen que estar separadas físicamente en cada terreno de la vida y la alegría de que, aunque pocos, había personas que soñaban con un mundo mejor.

Es precioso a la vez que duro, por que el final -por lo menos a mí- te deja con la sensación de que por mucho que hagas a veces nunca vas a conseguir cambiar del todo algunas cosas y a algunas personas.


PELÍCULA

Photobucket
Me suele suceder, cuando un libro me gusta demasiado, que me sabe a poco y necesito más, normalmente investigo sobre la temática, el autor y todo los relacionado con la historia. En el caso de que tenga película, antes de acabármelo la empiezo a descargar -a no ser que esté por hacer, entonces me muerdo las uñas hasta que puedo ir al cine a verla, vease Los juegos del Hambre-.

En este caso, leí el libro por el bombo que se le dió a la película, así que me la empecé a descargar y capítulo antes de acabarlo -tenemos que entender que donde yo vivo internet va como el ····- y en un primer momento tenía intención de verla acompañada, pero -lo siento- no pude, necesitaba estirar un poco la sensación que me había dejado la historia.

La adaptación -que es de lo que pienso tratar pues yo de cine no entiendo- es respetable. Si hubiese escrito esto basándome en la primera hora de la película hubiese dicho que era casi perfecta, salvando el que no se pueden adaptar tantas páginas en 146 min. y sé que hay cosas que se eliminan -me costó años entender esto-, llevaban el ritmo de la historia, respetando la cronología y la idea de cada historia, incluso respetaron detalles que aunque pequeños eran importantes para la historia. Pero cuando ya me había convencido de mandar un regalo a quien la adaptó, el señor o señora que lo hizo decide cargarse la real historia de la criada que Skeeter tenía de pequeña, y el por qué había desaparecido, un por qué lleno de importancia pues mezcla el racismo que existía de los negros a los blancos con el de los negros hacia ¡SPOILERS! una niña negra albina, es decir, una niña que no encaja en ninguno de los dos mundos, por una hija negra respondona -¿perdona? ¿vino a algo eso? ¿en que ···· estaban pensando?-. Tampoco me pareció muy correcto que todos conociesen ya la enfermedad de la madre de Skeeter, puesto que en el libro se va descubriendo poco a poco, y no es tan liberal como la ponen.

En cuanto a al estilismo, adoré cada uno de los vestidos que llevan, pero sobre todo las gafas de Skeeter, su máquina de escribir y el coche que conduce -que, se supone, es de su madre-.

Photobucket

jueves, 1 de marzo de 2012

Tempus fugit

Ha empezado Marzo. Sin darme cuenta han pasado dos meses de este año y han parecido un suspiro. Siempre me ha asustado el paso del tiempo, desde que era pequeña, pero no por lo de envejecer o morir, si no por el miedo de no usar bien el tiempo a no haber hecho nada interesante, lo que descuerda con mi refinada habilidad de perder el tiempo, en todo.

Soy una experta en desaprovechar el tiempo, primero en el instituto repitiendo dos veces y perdiendo dos años, yéndome a Santiago a “estudiar” a sabiendas de que no era una buena idea y, efectivamente, no resultó productivo y volví y perdí otros dos años. Ahora tras perder cuatro años siento empezar de nuevo, pero con el peso de esos cuatro años de “retraso” o de “pérdida”.

Pesa y duele, ver como el resto de personas de tu edad están acabando y empiezan a hacer su vida, y yo hace tiempo que veo que todo son fracasos y que no avanzo en nada, a veces tampoco sé que quiero hacer con mi vida y todo es un desastre, veo que sé un poco de casi todo, pero no soy especialista en nada.

La sociedad parece que te obliga a saber como será tu vida con antelación lo que quieres hacer, donde hacerlo, con quien compartirlo y como llevarlo a cabo. Y aquí estoy yo, dejando para mañana todo, incluso el que hacer con mi vida porque soy incapaz de planear algo más lejano que el día siguiente y a veces ni los próximos cinco minutos.

viernes, 17 de febrero de 2012

Quiero tejer un jersey

Estaba yo aburrida en casa, cuando, no se cómo, acabe en el canal Divinity. La verdad me quedé un poco sorprendida al ver que había un programa sobre el tradicional arte de tejer llamado Tricotosas.

La sorpresa no me la dio en sí el programa, si no al googlearlo y descubrir que resulta que ahora es "in" tejer, pero si lo llamas knitting porque queda más élite newyorkina, aunque más gracia me hizo ver fotos de celebritis dándole a las agujas, que a mi me parece estupendo que lo hagan es muy relajante, pero la mayoría de madres y abuelas de todos nosotros lo han hecho durante años, solo que lo llamaban calcetar o
ganchillar y no queda tan divino.

Aprendí a hacer ganchillo a los ocho años, no tengo un recuerdo emotivo que contaros sobre ello. Me imagino que mi madrina llegó con unas madejas y unas agujas -o mi madre tendría por casa-, y yo, que siempre me gustaron las labores y las manualidades en general, nos sentamos en el sofá y compartió su sabiduría conmigo. Puede incluso, en otra versión de la historia, yo le hubiese pedido que me enseñase. Debo decir que mi madrina es una mujer increíble que sabe hacer de todo, recuerdo llegar a su casa y ver el cojín con la labor de encaje de bolillos y decirme a mi misma "aprenderás ganchillo y muchas cosas más, pero esto no es para ti, no tienes tanta paciencia", además de eso ganchilla, calceta, pinta en tela unas cosas monísimas,...,

En realidad, nunca he tejido nada que sirva para algo. Muchas tiras de prueba de puntos, algún vestido para mis muñecas, formas como corazones o copos de nieve. Hace un año comencé mi manta republicana que se ha quedado en varios cuadrado repartidos por la habitación y que algún día terminaré.


Hace unas semanas empecé el libro El club de los viernes, que hace como meses que me quiero leer, pero como siempre tenía libros en casa sin leer no me decidía a comprar, y finalmente me lo prestaron. Trata sobre una mujer que tiene una tienda, donde vende artículos para tejer, pero con el tiempo se acaban juntando varias mujeres que van todos los viernes a tejer allí para que tanto ella como su ayudante las ayuden. Obviamente esto se mezcla con las historias de todas ellas -vamos que se mezcla el tejer con marujearle la vida a la gente, me gusta-.

Esta lectura, me ha llevado a la imperiosa necesidad de hacer un jersey. Sí, un jersey, a poder ser de ochos y como muy grande para que me caliente en las frías tardes de invierno. Lo mejor de todo esto es que me imagino con el puesto tomándome un café y leyendo un libro bien gordo. Pero claro, si soy incapaz de terminar una manta, que va toda con el mismo punto -más sencillo, imposible- ¿cómo voy a terminar un jersey? Pues, la verdad, no lo sé, pero por lo pronto pienso ir a robarle una carpeta de estas típicas coleccionables de labores que mi abuela tiene en su casa y suplicaré a mi madrina que me ayude y lo conseguiré. Es un buen propósito de año nuevo, tejer un jersey.

martes, 14 de febrero de 2012

Feliz San Valentín

En este día echo en falta el instituto, ya que en el mío una semana antes se colocaba un buzón para que fueses dejando las cartas de amor que se entregarían el 14 de Febrero. Recuerdo haber escrito cartas y cartas y pegarles corazones, fotos, hacerles dibujitos y expresar a mis amigos lo mucho que los quería, pues para mi el amor implica a mucha más gente que una pareja. A todos no hacía ilusión recibir aunque fuese una y aún guardo todas aquellas cartas de muchos San Valentines.

Ahora las cosas son distintas, pues no vas a poner un buzón en la Facultad -personalmente pienso que hubiese sido precioso-, pero eso no quita que el día no siga siendo especial y da igual que estes emparejado o no, tienes amigos a los que felicitar y te tienes a ti mismo para decirte que te quieres. Y es que quien no va a querer un día regido por el color rojo, las rosas, los corazones, los ositos de peluche, las piruletas típicas en forma de corazón y los bombones, es perfecto.

No entiendo porque la gente se pone tan contraria a este día, yo que se felicitaselo a tu madre, no me creo que no haya nadie a tu alrededor, felicitaselo a quien te venda el pan, por ejemplo.

Resumen de esta chapa: Felicitad el San Valentín que es gratis y hace sonreir y las sonrisas son buenas para la salud.

martes, 7 de febrero de 2012

La historia del no destino

Érase una vez una niña que cría en el destino. Le habían contado que era un ser mágico que guiaba sus pasos y que tenía un libro muy gordo en el que estaban escritas las vidas de todas las personas.

La niña creía en él, aún sin entender quien había escrito la parte del libro que le afectaba a ella y por qué lo había hecho enfadado. Esa era la única razón que encontraba a que hubiese tantas cosas feas a su alrededor.

Pero, como todos los niños, creció y llegó a una estapa muy complicada en que conoció lo que era decidir, hasta entonces aquel trabajo lo habían hecho los mayores, pero ahora era una de ellos y las decisiones estaban por todas partes: cada vez que elegía un amigo, cada vez que compraba una pieza de ropa, cuando daba un paso había algo que elegir. El camino que tomar, el estilo que adoptar, los amigos que la acompañarían. Y la magia del destino se desvaneció.

Ese día aprendió que el destino no existía y que nadie había escrito enfadado su historia, simplemente la gente tomaba malas decisiones a su alrededor y la consecuencia era más lágrimas que risas y entonces conoció a la decepción, un sentimiento que desde entonces la acompaña de la mano.

Desde ese momento procuró tomar las mejores decisiones pensando en ella y en la medida de lo posible en los demás, pero aunque algunas fueron buenas y la llenaron de alegría, amor y amistad; otras se equivoca y las decisiones eran malas y la sumían en la más absoluta tristeza.

Lo que nunca entendió -ni lo hará- es por qué las malas decisiones de los demás le afectan más y hacen que su mundo sea oscuro y triste.

viernes, 6 de enero de 2012

Progreso desafío 50x365

1. Por los pelos, Marian Keyes
2. El club de los viernes, Kate Jacobs
3. Criadas y Señoras, Kathryn Scotkett
4. Los Juegos del Hambre, Suzanne Collins
5. En Llamas, Suzanne Collins
6. Sinsajo, Suzanne Collins
7. El club de los viernes se reune de nuevo, Kate Jacobs
8. Celebración del Club de los viernes, Kate Jacobs
9. El Túnel, Ernesto Sábato
10. A primera vista, Nicholas Sparks
11. Un paseo para recordar, Nicholas Sparks
12. Una pasión vintage, Isabel Wolff
13. Os Ruins, Xosé María Álvarez Blázquez
14. Travesuras de la niña mala, Mario Vargas Llosa

jueves, 5 de enero de 2012

Desafío 50x365 2012

El año pasado, por Marzo, en una de esas tardes en que te preparas un café y te dedicas a ir de blog en blog como si de oca en oca se tratase y te pasan las horas y encuentras cosas interesantes y te suscribes y coges ideas; encontré un blog sobre libros que proponía el desafío de leer 50 libros en todo el año, En libro abierto, así que decidí apuntarme y aceptar el desafío aún sabiendo que sería complicado pues estaba en una época de mi vida en que no leía casi nada, no porque no me guste leer si no porque estaba alejandome de mi yo real y entrando en una especie de pseudoyo que solo tenia los defectos de la real -momento autoanalisis-.

A partir de ese momento volvía ver la lectura como lo que es, para mi, una vía de escape, un ser quien quieras ser y sentir y vivir cosas que no tienes en tu vida real, y la verdad que poco a poco empecé a ser más yo -unido con otras cosas, esto no va de la lectura salvó mi visa ¿o sí?-.

Pues este año vuelven a lanzar el mismo desafío y allá voy yo de cabeza y este año lo voy a cumplir -en 2011 me quedé en 27 libros-, no me voy a obligar a leer como si no hubiese mañana, pero porque ya no lo necesito, he vuelto a coger esa costumbre de llevar el libro en el bolso y esa sensación de aburrirme de todo menos de leer.

Si alguién pasa por aquí, animaros, dejaros de propositos que os va a costar horrores cumplir y que abandonareis en febrero, yo os doy el PROPÓSITO ÚTIL, el que no te abandonará, ni te dará agujetas, ni sabrá a verde y que siempre te da resultados y como decía un profesor mío ir con un libro te ayuda a ligar, les estás dando la excusa perfecta para entrarte que no sea un "Hola guapa, ¿vienes mucho por aquí?".


Anne.