miércoles, 14 de diciembre de 2011

Madrid '11 -veintiochodeoctubre-

Hace casi 2 meses que, después de casi 4 años, por fin fui a visitar a mi amiga Patri a Madrid, que es donde actualmente estudia y por lo tanto vive 9 meses al año -y lo que la echo de menos-.

El viaje en sí empezó a las 22.20 del día 27 cuando cogí el tren en Vigo. Todavía me faltaban 10 horas para pisar Madrid y estaba tan emocionada y nerviosa que saltaba por el andén cual niña pequeña. Por fin cuando el tren arranco empezó mi viaje y libros, revistas musica, mi bocadillo de jamón :), cotillear a los vecinos de vagón, intentar dormir, intentar leer a oscuras,... y llegar.

Aunque sabía que estaba en Madrid no me hacía a la idea -estaba medio dormida y sólo veía trenes- y, por fin, una cara conocida mi querida Sabelita había venido a buscarme para que no me prediese y pudiese ir a mis comprassinpatri libre de equipaje así que cogimos la linea azul clarito. Ella se bajó antes y yo seguí mi camino hacia Ikea y Primark -a ver, yo iba a ver a Patri y a hacer turismo pero es que en Vigo no hay y tengo que aprovechar-. Debo admitir que me bajé una parada antes y me perdí un poco, pero lo importante es que llegué ¿no?

Llegué bastante pronto y por lo tanto las tiendas no estaban abiertas, pero la cafetería de Ikea sí y, además, te regalan el café antes de las diez así que allá me fui a desayunar manjares de los suecos:


A continuación me dediqué a pasear de arriba para abajo, a imaginarme viviendo en las mini-casas y a querer comprarlo todo, todo y todo. Al lado de Ikea hay un centro comercial con Primark y allí me fuí -no sé porque me gusta tanto ir si cuando llego me agobio y me quiero ir-. Me volví a perder dentro del centro comercial y decidí volver a casa Patri-Sabela y buscando la salida me topé con el primer Starbucks que había visto en mi vida y de la ilusión tuve que hacerle una foto:


Cogí el metro de vuelta y, como no, me equivoqué de la salida del metro fui a dar a la calle equivocada y todas las indicaciones de google maps que yo había aprendido no me sirvieron de nada y como mi gen masculino me impide preguntar, pues me aventuré a encontrar la calle y la encontré -es en lo único que tengo suerte, mi sentido de la orientación roza la perfección- así que subí y conocí el piso, ains es taaaaaaan mono, pequeñito, si, pero totalmente adorable -vamos que me quiero ir a vivir allí- y mientras esperabamos por Patri nos pusimos a [espacio censurado para que sus padres las sigan queriendo]. Y llegó y vinieron los abrazos, besos, apretones de bochechas, ains cuanto te quiero te he echado de menos, tenía ganas de verte, patricia te estás poniendo pesada, cosiiiita y demás familia. Y lo que sigue a este momento de exaltación de la amistad pues ya se puede imaginar que si te pones al día, que si que comemos, que si buuuf huelo a tren me quiero lavar, etc.

En consecuencia salimos de casa a las mil y para celebrar nuestro recuentro que mejor que unas cañas y si vienen acompañadas mucho mejor, así que nos fuimos al "100 montaditos", y por ir quiero decir pasamos por varios hasta que encontramos uno con alguna mesa libre, pero es que merece la pena -cuentan las leyendas que en Vigo hubo uno y no duró ni un suspiro-. Es un sitio maravilloso que te regala cerveza si compras montaditos ¿que son montaditos? pues un manjar de los dioses con forma de mini-bocadillo del que me alimentaría toda mi vida si no me importase ser la bola de los cuartos de fin de año. Lo malo de este pequeño edén es que hay tantos montaditos que casi resulta doloroso tener que elegir pero al final me decanté por un montadito de crema de queso con salmó y otro de sobrasada ibérica ñam

Me encanta el formato de pedido del local que tienes que rellenar un papelito muy gracioso -me muero de ganas de volver, quiero uno aquí ya-. Al salir de allí fuimos a pasear: Plaza Mayor, Princesa, Sol, Gran Vía,... y vuelta andando a casa. Pasamos por la zona de los cines y teatro y me hizo mucha ilusión pasar por el musical de Joaquín Sabina y me pareció super original el bombín gigante que tiene el titulo luminoso :)


Llegamos a casa muertas y después de la noche en el tren prácticamente sin pegar ojo abrimos el sofá cama y poco más me quedo dormida antes de meterme dentro.

Anne

No hay comentarios:

Publicar un comentario