sábado, 30 de abril de 2011

DECISIONES


Difíciles, apuradas, equivocadas, sencillas, cambiantes, valientes, cobardes, dolorosas. Pero sobre todo tan presentes en cada momento de nuestra vidas sea o no el adecuado. Hace casi dos años tomé una decisión basada en la razón, sopesada por pensamientos objetivos donde prevalecía lo que mi futuro académico necesitaba. Ahora esa decisión me parece precipitada, estupida, dolorosa, ridicula y escasa. Escasa porque no pensé en mis sentimientos, escasa porque no pense en quien soy y yo no suelo imponer los deberes a mis sentimientos y cuando lo he hecho las consecuencias me han dado en la cara. Igual que ahora. Por suerte esto tiene solución y voy a revertir la decisión que tome aquel día de irme de mi casa, mi ciudad, de mi lugar en el mundo para aventurarme a algo que sabía que iba a salir mal. Y aunque me duela en el alma dejar a personas que son tan importantes como partes de mi cuerpo, voy a tomar la única decisión que deseo tomar ahora mismo. Vuelvo a casa.

1 comentario:

  1. Solo una palabra, identificación.
    !Un saludo!

    http://nnyyywrakkk.blogspot.com/

    ResponderEliminar