lunes, 4 de abril de 2011

Black Swan


No hay palabras para definir el sentimiento que se te queda después de ver esta película y no sólo porque Natalie Portman estuviese increible en su papel, si no por todo las imágenes, el baile, la historia, el personaje de la madre, del coreógrafo,... todavía tengo como la cabeza flotando en todas esas sensaciones que me provocó. Me parece impresionante esa mutación del cisne blanco tan delicado, bello y sensible al cisne negro oscuro por dentro y por fuera. No sólamente creo que sea una película para recomendar encarecidamente si no para ver varias veces ya que una primera no te da tiempo a digerir todas las escenas.


En el fondo todos tenemos esa lucha interna entre el cisne negro y el cisne blanco, el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto. Quien no quiere caer en la oscuridad de vez en cuando y pasearse por lo prohibido y después volver e intentar hacer las cosas bien. Incluso yo que quiero hacer las cosas bien no hago más que dejarme tentar por los demonios y resulta tan fácil. Ella aprende a sentir, siente tanto al cisne negro que se convierte en el con todo lo que ello conlleva.

1 comentario:

  1. que me ha encantado conocer tu blog, me arece ideal!!

    besitos!

    ResponderEliminar