jueves, 6 de mayo de 2010

Recuerdos


Con los ojos cerrados rocé tu cara, tu cuello, tu pecho, tus brazos. Me pegué a ti, te abracé, te sentí. Cerré mis ojos más fuerte y aspiré tu olor, sujeté tus cabellos con dulzura, te atraje hacia mi y noté tu cuerpo sobre el mio y tus labios dulces, tiernos, deseosos atraparon a los mios permitiendome saborearte.
Entonces quise abrir los ojos, quise disfrutar de ver tu cuerpo, tus ojos tu alma y, de repente, no estabas allí, la desesperación me invadió y te busqué en la cama, me levante y grité, grité tu nombre, grité al viento ¿dónde estás, amor?
Me dí cuenta. Te habías ido. La vida nos había separado y no había nada que hacer. Amarnos no fue suficiente y ya no estás, no podré volver a tocar tu cuerpo, besar tus labios, oir tu voz, percibir tu olor, ver tu alma. Ya no queda nada. Te ha llevado con ella y ahora sólo quedan los recuerdos, felices y amargos, pero llenos de vida... la que ya no tienes tú.

1 comentario:

  1. Me encantan tus textos, sin palabras.. solo decir que son preciosos :)
    Muchas gracias por pasarte por mi blog, te devuelvo la visita y me uno a tus seguidores! un beso y sigue escribiendo así, yo seguiré leyendote :D

    ResponderEliminar